Regresar
construcciones modernas

Túneles: una ciencia más compleja de lo que imaginamos

Al manejar, muchas veces, damos por sentado la estructura en la que vamos. Pasamos por grandes obras que no razonamos cómo fueron construidas, y todo el trabajo que requirió; entre ellas una muy compleja: los túneles.

Los túneles son obras subterráneas que atraviesan de un punto a otro, y que, por su magnitud, pocas veces pueden ser construidas únicamente por la mano del hombre, sin ayuda de máquinas. 

Esta maquinaria especializada en el tipo de obra subterránea, se llama “topo” o “tuneladora”. Para emplearla, primero se debe construir el pozo en el que queremos nuestro espacio. La tuneladora se va armando en el mismo lugar, con la ayuda de diferentes grúas.

Los topos están dirigidos por una majestuosa e imponente placa giratoria, que es la encargada de empujar la tierra para obtener el túnel. A su vez, esta placa contiene unos dientes que también giran, para desintegrar cualquier tipo de obstáculo. Todo esto ocurre mientras la estructura gigante ejerce presión sobre la tierra.   

Su magnitud impresiona y el resultado final, aún más. Las máquinas facilitan el arduo trabajo que hace el ser humano para facilitar la comunicación entre diferentes lugares. Constructora Teya, con su misión de mejorar la conectividad entre ciudades de México, cuenta con todo lo necesario para llevar a cabo este tipo de construcciones con alta tecnología y respeto hacia el medio ambiente. 

Share: